Seguidores

martes, noviembre 28, 2017

Meditaciones de Marco Aurelio



Emperador Marco Aurelio 121-180 dC





"La gente busca el retiro en el campo, en el mar o en la montaña; y tú también sueles añorar tales retiros; pero todo ello es de lo más vulgar, porque puedes retirarte para tus adentros, cuando lo desees. En ninguna parte puede el hombre hallar lugar más tranquilo ni más libre de ocupaciones que en su propia alma; especialmente si atesora en su interior ese tipo de bienes que le proporcionan una completa tranquilidad: y denomino tranquilidad al hecho de que todo esté en orden. Concédete ese tipo de retiro una y otra vez, y renuévate. Que sean pocos y elementales los principios que, cuando afloren en tu mente, disipen tu aflicción y te den ánimo para sobrellevar sin indignación todo lo que te salga al paso y te ayuden a contrarrestar sus efectos. "


Capítulo 3 del Libro IV de las Meditaciones de Marco Aurelio






jueves, noviembre 23, 2017

Cultivemos el pensamiento abstracto






...
" Una de las características de nuestro ser es repetirnos monótonamente un cierto discurso machacón y angustioso y la lectura es una apertura de esa angustia, de esa estrechez, un aire que refresca nuestro posible abotargamiento. Hay informaciones en los medios que aniquilan, que matan, que no crean diálogo; es el cultivo del pensamiento incoherente. En la cultura clásica se luchó por entender, por seguir racionalmente una argumentación, y ahora, supeditados al flash de las imágenes, vivimos el enorme peligro de que el pensamiento no sea coherente, que sea epidérmico e inconsistente. Los medios de comunicación tienen gran responsabilidad en esto. La defensa sería la lectura, el cultivo del pensamiento abstracto."
...

Extracto de la entrevista, Vía libre al pensamiento, ofrecida por Emilio Lledó en 1992




domingo, noviembre 19, 2017

Recuerdos

Mnemosine diosa de la memoria y madre de las 9 musas


La emoción es, sin lugar a dudas, el mejor pegamento que existe para fijar los recuerdos en nuestra memoria.






sábado, noviembre 11, 2017

La mirada de Enrique


El guardador de rebaños


Mi mirada es nítida como un girasol.
Tengo la costumbre de ir por los caminos
mirando a la derecha y a la izquierda,
y de vez en cuando mirando para atrás...
Y lo que veo a cada instante 
es lo que nunca había visto antes,
y me doy cuenta muy bien de ello...
Sé sentir el pasmo esencial
que siente un niño si, al nacer,
de veras reparase en que nacía...
Me siento nacido a cada instante
a la eterna novedad del Mundo...

Creo en el mundo como en una margarita
porque lo veo. Pero no pienso en él 
porque pensar es no comprender...
El mundo no se ha hecho para que pensemos en él
(pensar es estar enfermo de los ojos)
sino para que lo miremos y estemos de acuerdo...

Yo no tengo filosofía: Tengo sentidos...
Si hablo de la naturaleza, no es porque sepa lo que es,
sino porque la amo, y la amo por eso,
porque quien ama nunca sabe lo que ama
ni sabe por qué ama, ni lo que es amar...
Amar es la eterna inocencia,
y la única inocencia es no pensar...

Fernando Pessoa, de su libro: El guardador de rebaños



Dedicado a mi amigo del espacio bloguero, Enrique Tarragó Freixes, a
quien he reconocido en la mirada que describió Pessoa en este poema.

https://etfreixes.blogspot.com.es

jueves, noviembre 09, 2017

Nostalghia(1983)/ Andrei Tarkovsky / BWV853




El magnetismo de las miradas de estas mujeres. La nobleza de sus semblantes...

Galileo: Héroe o Sabio






En junio de 1633, Galileo se enfrenta en el convento de Santa María Sobra Minerva a una posible condena a muerte frente a la acusación de la Santa Inquisición.

En el último momento Galileo se arrodilla ante Sus Eminentísimos y Reverendísimos Cardenales, y no solo "abjura, maldice y detesta" lo que ha escrito, sino que promete: "Si conociera a algún hereje o sospechoso de herejía, lo denunciaré a este Santo Oficio, o Inquisición, u ordinario del lugar en que me encuentre".
Ante semejante cobardía, uno de sus discípulos grita: "¡Desgraciada la tierra que no tiene héroes!"
Frente a este ataque y otros insultos, Galileo le contestó con calma: "No. Desgraciada la tierra que necesita héroes".